¿Qué es una comunidad virtual?

En su libro Tribus, Seth Godin define a una tribu como “un grupo de personas conectadas entre sí, conectadas a un líder y conectadas a una idea”.

De igual manera, argumenta que un grupo sólo necesita dos cosas para convertirse en una tribu: un interés común y una forma de comunicarse.

Y la internet, de la mano de otras tecnologías de información y comunicación, ha permitido llevar todo este comportamiento natural al campo digital, dando origen a las comunidades virtuales.

Entonces ¿Qué es una comunidad virtual?

Es un grupo de personas con un interés común y que están “conectadas”, gracias a la internet, en algún “espacio” digital.

En su estructura más básica, se componen de:

  • Un líder o administrador de la comunidad.
  • Miembros o suscriptores.
  • Contenidos.
  • Un canal de comunicación.

Las comunidades virtuales o comunidades online aprovechan la internet para crear espacios de comunicación e interacción en torno a temas específicos, a través de contenidos que son compartidos por el líder de la comunidad y que resultan de valor para los miembros.

definición de comunidad virtual o comunidad online

Ventajas de una comunidad virtual

Las principales ventajas radican en:

  • No hay fronteras. Puede estar compuesta por miembros o suscriptores de cualquier país y no requiere movilización alguna, por lo que especialmente en contexto de pandemia es ideal. De hecho, según globalwebindex, en 2019, el 83% de los usuarios de Internet a nivel mundial compartieron contenido online mensualmente, independiente de su generación (70% de los boomers hasta casi el 90% de la Generación Z y los millennials).
  • Te permite compartir contenido en múltiples formatos (videos, audios/podcast, texto, archivos).
  • La alta velocidad con que la información llega a la audiencia.

La facilidad de crear contenidos como fotos y videos, que podemos crear con un teléfono inteligente, y la facilidad para compartirlos, a través de plataformas como Youtube, Facebook y WhatsApp, ha permitido que cada vez existan más comunidades virtuales y que estas a su vez sumen cada segundo más contenidos y más miembros.

Tipos de comunidades

Podemos hablar básicamente de dos tipos de comunidades: comunidades abiertas y comunidades privadas.

Comunidades abiertas

Las comunidades abiertas consisten en espacios donde el líder o administrador de la comunidad, comparte contenidos a los cuales puede acceder cualquier persona.

Ejemplos de este tipo de comunidades son los blogs, los canales de Youtube y otros espacios como los grupos abiertos en Facebook.

En conclusión, son espacios que no piden nada a cambio a quienes llegan a consumir un contenido.

Comunidades privadas

Las comunidades privadas son espacios donde los contenidos no son compartidos abiertamente al público, sino espacios donde el líder o administrador los comparte sólo con un determinado grupo de personas.

Este escenario se presenta cuando el contenido es exclusivo y está dirigido a un grupo de personas específico. Lo cual implica que las personas deban acreditar que pertenecen a dicho grupo para poder acceder.

Las comunidades privadas requieren que la audiencia obtenga el derecho para acceder a los contenidos. Por ejemplo, por pertenecer a determinada organización, por asistir a determinada clase en una universidad, por ser cliente de una marca, o simplemente, por pagar para poder acceder a los contenidos.

¿Qué significa contenido?

Este término resulta ineludible cuando hablamos de comunidades virtuales y se refiere a piezas de información que el líder de la comunidad comparte con su audiencia con el fin de aportarles valor.

Se espera que la audiencia lo reciba, consuma, califique, comente y comparta.

El contenido que se comparte a través de una comunidad virtual puede estar en múltiples formatos. Los más frecuentes son:

  • Texto
  • Video
  • Audio
  • Archivos (diapositivas, hojas de cálculo, PDF)
Logo de Gret

El software para crear tu propia comunidad
en torno a tus contenidos

COMENZAR

Tipos de contenido

Independiente del formato del contenido, básicamente hay dos tipos de contenido: contenido gratuito y contenido pagado.

Contenido gratuito

Es contenido que se comparte en una comunidad, ya sea abierta o privada, al cual los miembros de la comunidad pueden acceder sin tener que pagar.

Contenido pagado

Corresponde a contenido que se comparte en una comunidad, ya sea abierta o privada, al cual sólo se puede acceder de manera pagada. Por lo general, se trata de contenido “premium” o de mayor valor. 

Hay también varias formas de pago. Entre las más famosas está el pago único para acceder a un solo contenido, o el pago por suscripción mensual para acceder a la totalidad del contenido pasado y futuro.

Ofrecer uno u otro tipo de contenido se encuentra directamente relacionado con los objetivos y principios de la comunidad, que son a su vez establecidos por su administrador o líder.

Monetizar la comunidad

Cuando no se busca monetizar la comunidad, la opción obvia es ofrecer contenido gratuito.

Cuando se busca obtener retribución económica por el contenido, se puede ofrecer simultáneamente contenido gratuito y contenido pagado.

Contenido gratuito para sumar miembros a la comunidad y para que experimenten la calidad del contenido ofrecido. Y contenido pagado para quienes quieran acceder a contenido que consideren más valioso o exclusivo.

¿Cómo crear una comunidad virtual?

A estas alturas probablemente te estés preguntando cómo crear tu propia comunidad virtual.

Existen múltiples maneras y múltiples canales digitales para hacerlo.

Aquí te compartimos tres pasos básicos para crear tu propia comunidad virtual.

tres pasos para crear una comunidad virtual

Elegir el tema de tu comunidad

El primer paso consiste en elegir el tema en torno al cual deseas crear tu comunidad. Ejemplos de esto son:

  • Un tema educativo (por ejemplo: emprendimiento, finanzas personales, cocina, deporte, manualidades, etc)
  • Una empresa o una marca.
  • Un hobby.
  • Un padecimiento de salud.
  • Una clase o curso en una universidad.
  • Una convocatoria o concurso.
  • Un partido político.

Elegir canal de comunicación

El segundo paso consiste en entender el comportamiento digital de las personas interesadas en el tema de tu comunidad para elegir un canal de comunicación.

Es decir, entender cuál o cuáles canales digitales funcionarán mejor. Ejemplos de canales digitales son:

  • Un blog.
  • Un canal de Youtube.
  • Un perfil de Instagram.
  • Una plataforma para cursos online.
  • Un grupo de Facebook.
  • Un grupo de WhatsApp.
  • Un podcast.

El canal de comunicación será el medio a través del cual compartirás el contenido y obtendrás retroalimentación de los miembros de tu comunidad.

Cada canal tiene sus propias ventajas y retos. Lo iremos revisando en próximas publicaciones.

Sin embargo, uno de los aspectos más valiosos cuando creas una comunidad es conocer a tus miembros, es decir, ir conociendo a cada persona que se une y saber quién ha visto tus contenidos. Lo cual no es posible con la mayoría de plataformas para compartir contenido.

Con Gret, sí es posible obtener información de cada persona que se une a tu comunidad y de esta manera saber quiénes consumen tus contenidos.

Deberás tener en cuenta aspectos como la edad promedio de tu audiencia, el acceso que tienen a tecnología y aspectos de su comportamiento, como por ejemplo, saber si consumen contenido en dispositivos móviles o si lo hacen en equipos de escritorio.

Elegir formato de contenido

El formato dependerá en gran medida de conocer a tu audiencia y del canal o canales que hayas escogido para compartir tu contenido.

Como ya te habrás dado cuenta, las plataformas para compartir contenido más reconocidas se especializan en determinados tipos de contenido y no permiten compartir contenido en múltiples formatos. Esto implica que no sea fácil tener tus contenidos centralizados y que tengas que utilizar y pagar múltiples plataformas.

Gret te permite subir y compartir contenido en video, audio, texto y archivos (diapositivas, hojas de cálculo y PDF) en una misma sola plataforma. También te permite crear contenido para miembros (gratis) o para suscriptores, además, algo muy relevante para quienes tenemos comunidades, es que podemos acceder a la información (nombre y correo) de cada miembro y suscriptor, lo que representa una ventaja con otras plataformas.

Conclusiones

Una comunidad virtual consiste en un grupo de personas con un interés común y que están “conectadas”, gracias a la internet, en algún “espacio” digital.

Frecuentemente cuentan con un administrador o líder, quien comparte contenidos con los miembros de la comunidad, a través de determinado canal digital (Blog, Youtube, Podcast, etc) y en determinado formato (video, audio, texto o archivo).

Las comunidades virtuales se denominan “abiertas” cuando cualquier persona puede acceder al contenido. Y “privadas” cuando el acceso al contenido está restringido y limitado sólo a personas que cumplan determinados requisitos.

Con Gret puedes crear tu propia comunidad, elegir si será abierta o cerrada y cobrar por el acceso a tu contenido si es lo que buscas.

¡Gracias por leer!

Autor

Juan Carlos Franco Zafra

Asuntos de Marketing en Gret
LinkedIn

Más contenido para ti

Asuntos de Marketing en Gret
Asuntos de Marketing en Gret
Asuntos de Marketing en Gret
Asuntos de Marketing en Gret
CEO y Fundador de Gret y Venture 445